Revuelto post-estreno (como la catarsis más necesaria luego de estrenar)

Quisiera que existan más palabras, o conocer muchas más. O la capacidad de poder traspasar las ideas al papel (léase computadora), de forma organizada y más rápido! 
Pero como siempre, el placer se encuentra de forma más pura en el proceso. Y la imposibilidad de escritura ágil, me hará volcar placer en cuentagotas, varias horas seguramente.

Estrenamos "La sangre imprescindible". 

Función en El escaparate
Felicidad inmensa, desbordante, de un proceso largo y arduo, pero sin apuros. Dejando fluir a la creación en todas las direcciones posibles, trabajando el cuerpo hasta extenuarlo, escribiendo, borrando, y volviendo a escribir hasta que logramos la arcilla literaria primordial para empezar a moldear este hijo bien parido, acompañado por tantos amigos en Paso de los Libres, que todavía nos esforzamos en creerlo.

No marcamos ningún calendario cuando nacieron las primeras ideas, pero asumimos un año y ocho meses de trabajo, desde los inicios de las primeras ideas de escritura, hasta este tan ansiado estreno.

Tristes noticias desde una zona muy cercana a Paso de los Libres dieron inicio a las primeras inquietudes acerca del tema: la explotación laboral rural.
Pronto, indagando sobre el tema, nos dimos cuenta de algo mucho más triste aún: la situación no es exclusiva de nuestro del litoral argentino, ni siquiera de nuestro país, ni siquiera exclusivo de los países limítrofes a la Argentina. No es que no lo supiéramos, es que indigna y asombra que el tema no se masifique como otro tipo de explotaciones laborales. 
Los trabajadores rurales son los segundos en problemática de explotación laboral en nuestro país, sólo superados por los textiles y seguidos de la trata de personas y trabajos sexuales.
Es por esto que tomamos la decisión de colaborar de alguna manera con el conocimiento del tema, y acercar a personas de cada localidad que podamos, esta infame situación.

De la mano de noticias encontradas en internet acerca del tema, de poemas de Brecht a la mujer y al oprimido del sistema y del trabajo, de anécdotas de “Don Cesar Rossi” de su vida en el campo, de canciones centroamericanas, de letras del rock nacional, de teorías psicoanalíticas, de los detalles del trabajo en el campo, entre otras muchas cosas nos nutrimos para escribir.
Éstel sin dudas es la que moldeó la estructura, yo escribí cuando me urgió la necesidad de volcar lo que me pasaba en las improvisaciones, cuando las madrugadas no me dejaban dormir y colaboré cuando hubo que entretejer algunas escenas por diversos motivos (se suprimieron algunas, invirtieron el orden otras, etc.).
Queríamos experimentar el escribir desde la poesía, desde lo carnal y lo cotidiano, desde el dolor y lo profundo, lo dulce y lo amoroso. Concentrar el valor de la familia, el poder de la revolución necesaria en cualquier medida, y los costos necesarios para realizarla.

Escribir acerca de un personaje real, humano, cercano. Alejar y acercar al espectador, proponer la evaluación y el juicio constante con el pasar de las escenas, identificar y extrañar*.

Luego de tanto, entiendo que el emplazamiento rural terminó siendo la excusa para protestar sobre la condición laboral general. 
En los tiempos que corren, la explotación varía en grado, no desaparece. No deja de suceder:

“...la bota que nos pisa es siempre una bota.
Ya comprendéis lo que quiero decir:
no cambiar de señores, sino no tener ninguno. …”

fragmento de “Canción de la rueda hidráulica” - B. Brecht



Mirando hacia atrás el camino, una vez estrenada la obra, se me hace confuso el proceso. Pero también alivia el poder escribir.
Ayuda a recordar y clarificar el proceso, recopilar las anotaciones, recurrir a las fotos de los ensayos, a los registros, a los bocetos, a los ingredientes, al todo y a cada sabor particular, a las frustraciones, a los enojos, a los orgullos y a los abrazos de cada ensayo, luego de cada puntada realizada.


Pero toda la felicidad de este momento se la debo a mi compañera.
Que en el camino me guió, iluminó mi suelo haciendo las pisadas confortables, oscureció el cielo para hacerme temblar cuando hizo falta, y me vendó los ojos cuando no importaba más que el alma y respirar.

Todo desborda. No me cabe en el cuerpo el cúmulo de sensaciones.

Función en "El escaparate"
Pero a pesar del trabajo realizado, no nos hubiera sido posible estrenar sin tener una porción de seguridad extra.
Confiamos en el trabajo realizado, en el sendero atravesado, en los ríos revueltos que cruzamos, en el mar y la paciencia para secar el agua y decantar la sal.
Pero no era suficiente. No lo considerábamos suficiente.
Necesitábamos contar con la mirada de dos maestros de nuestra vida: Pucho y Andrea. (Horacio Medrano - Andrea Juliá).
Como en cada oportunidad, y en medio de las correrías entre ciudades, se hicieron el espacio y acordamos un encuentro.
Día lluvioso, correr por las veredas con todos los elementos y vestuario hasta la "Sala Saavedra". Preparar el espacio, sin luces y con nuestro equipito de música.
A los pocos minutos llegaron los maestros. Y luego de unos minutitos, resumiendo nuestra vida e intercambiando mini-anécdotas, pudimos mostrarles nuestro producto.
Me reservo los detalles, porque son muy bellos y muy nuestros, pero pudimos sacarnos de encima las dudas que sentíamos más básicas (y las que también más nos pesaban) preguntando e intercambiando ideas, visiones, percepciones y desmontando el proceso, los detalles y la puesta. Al menos tanto como lo permitieron las horas que estuvimos en el lugar charlando y escuchando por sobre todas las cosas.
Ya crearemos más espacios, para seguir debatiendo y compartiendo. Una vez que tengamos el tiempo y el espacio para confrontar el material con lo hablado, experimentar y volver a construir, torneando el cuerpo, el texto y el espacio.

Luego de todo esto fue viajar a la ciudad natal de nuestro grupo: Paso de los Libres.
Fue muy importante para nosotros, simbólico y necesario estrenar en la ciudad que nos vio nacer como grupo. Casi una obligación. Nos debíamos y nos seguimos debiendo a las primeras personas que apoyaron nuestro trabajo, cuando quisimos revolucionar, proponer algo nuevo, enseñar, compartir, modificar, entretener y fortalecer el imaginario de la ciudad, en la medida de nuestras posibilidades artísticas.

Es el tercer día escribiendo estas gracias en papel (léase compu otra vez), y creo que tiene masomenos la forma en que puede ser leído.

Creo que solo me queda dar gracias a:

  • Alejandra Colunga por el asesoramiento literario
  • la dupla Matías Schoj (mi primo) y Daniel Gimenez que componen la música de la obra.
  • al capo de Bruno Battistel, por habernos diseñado ese flyer hermoso que tuvimos para estrenar y promocionar.



Y gracias a vos lector, por bancarse esta lectura, catarsis mia para tratar de dormir y descansar mejor, luego de este maravilloso estreno.


Muchas gracias a todos los que estuvieron presentes!



Gustavo

* extrañar muy humildemente, tratando de experimentar el extrañamiento desde la puesta y el texto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

EL TALENTO IMPRESCINDIBLE, crítica sobre el espectáculo "La Sangre Imprescindible"

La Sangre Imprescindible en Encuentro Internacional de Teatro de Río Ceballos (Cba.)

La Sangre Imprescindible en Festival de Teatro de Larroque 2018